¿Cómo actuar ante un perro desconocido?

Es importante saber cómo actuar ante un perro desconocido, básicamente todo se reduce a nuestro lenguaje corporal, aunque no siempre es sencillo mostrarse adecuadamente.

Los perros se muestran casi siempre desconfiados con los desconocidos que llegan a la casa de sus dueños, y los reciben con una serie de ladridos y olisqueos. Ciertos visitantes tienen la virtud de calmarlos con rapidez, mientras otros parecen incapaces de lograrlo e incluso pueden llegar a ser arañados y mordidos. ¿Qué diferencia asiste entre estas personas?

La respuesta radica ante todo en el lenguaje corporal del visitante. Algunas personas tienen por naturaleza, un modo de moverse que consiste en acciones sosegadas y tranquilas. Otros, de por sí, son más bien tensos y se mueven “violentamente” y tienden a realizar movimientos rápidos y dubitativos, por eso es mucho más probable que este tipo de individuos susciten la agresión de los perros, porque sus gestos y reacciones se asemejan a las que se producen en los encuentros entre cánidos hostiles o nerviosos.

Si esa persona nerviosa y brusca, además teme a los perros, la situación empeora, porque empezarán a realizar movimientos de retirada y lo que en realidad están haciendo es emitir señales a los perros, que automáticamente, avanzan y pueden incluso llegar a atacar. Apartarse de un perro que ladra, o realizar cualquier clase de rápido movimiento de huida, tiene como consecuencia que el animal se sienta de repente superior y responda de acuerdo a ello.

Cómo actuar ante un perro desconocido

Por el contrario, las personas que conectan con los perros, tienden a responder saludándoles, aproximándose en vez de retirándose, y les ofrecen alguna clase de contacto con la mano. Esto puede convertir en segundos a un perro escandaloso y ladrador en un can que se pone contento y menea cola. Una vez que la ceremonia del saludo ha terminado, lo normal es que el perro se relaje y se retire dejando paso a la casa al visitante.

Sin embargo, esto sólo funciona con perros que ladran o saltan mientras mueven la cola. Si un perro nos recibe en la puerta principal y tiene un aspecto rígido, gruñe y nos mira fijamente, lo mejor que podemos hacer es quedarnos quietos y no hacer nada, ni avanzar ni retroceder y esperar a que venga el dueño y tranquilice al perro. Con un animal así, el instinto de agresión es tan elevado que resulta peligroso emitir algún tipo de señal, permanecer completamente inmóviles es la mejor forma de reducir el impacto visual. Si te encuentras solo y realmente preocupado por el estado de ánimo de un perro, en ese caso, emitir unos quejidos que muestren lástima podrían revertir la situación, ya que harán suscitar los sentimientos protectores paternales en el defensor del hogar. Pero no existe garantía de que esto funcione siempre, ya que el desconocido pertenece a una manada extraña y, por lo tanto, no es digno de confianza.

Afortunadamente, el recibimiento hostil por parte de un perro es bastante raro, a menos que haya sido adiestrado especialmente para atacar a los intrusos, la mayoría se limitan a ladrar y a saltar alrededor de los visitantes y son bastante fáciles de convencer.

No olvides visitar nuestra tienda:

[useful_banner_manager banners=5 count=1]

Leave a Reply