Dogo del Tibet, el origen de los mastines

HISTORIA DE LA RAZA: El Dogo del Tíbet, también llamado Do-Khyi fue salvado de la extinción en el siglo XIX por los criadores británicos, esta raza es la madre de la mayoría de los mastines europeos. Utilizada originalmente para reunir a los rebaños y guardar las casas, el Dogo del Tíbet era apreciado tanto por su valor como por su impresionante tamaño y envergadura.

Antiguamente el Dogo del Tibet protegía al ganado en el Himalaya y en el Tibet, y actualmente es un perro de exposición criado en Europa, todavía bastante raro pero establecido en todo el territorio europeo.

Originario de las mesetas de Himalaya, el dogo del Tíbet es una de las más antiguas, si no la más antigua raza los perros existente en el Oriente medio. Los ejemplares que adornan los brocados de las antiguas lamaserías confirma que este perro apenas ha sufrido transformación algunas desde hace milenios.

El Dogo del Tibet es el antepasado de la mayoría de los perro de montaña y de todos los dogos europeos. En Asiría, 2000 años a. C. se utilizaba para las guerras y la custodia de prisioneros. Se ha encontrado un dogo casi idéntico en los bajo relieves babilónicos, egipcios y griegos.

Es el célebre moloso de combate, “Canis pugnaces” de la Antigua Roma. Implantado ya en las orillas mediterráneas, se dispersó para toda Europa con la conquista romana y la invasión de las tribus asiáticas. Por ello el Dogo del Tíbet forma parte de la genética del Komondor húngaro, del San Bernardo suizo, del mastín inglés, del dogo alemán y del perro de los Pirineos, y está presente en todas estas razas con aspectos diferentes y modificado por el tiempo, el clima y el hábitat.

Dogo del tibet, el origen de los mastines

El pelaje es largo y liso con una capa interior gruesa y pesada.

Utilizado aún en la actualidad en el Himalaya para guardar rebaños de yacks y vigilar los monasterios, es un guardián seguro e incorruptible, pero peligroso y feroz con los extraños. De carácter sobrio, sus modales son en general peligrosos y brutales. Es un perro muy difícil de adiestrar.

De huesos y cabeza grandes, este perro macizo ha proporcionado el linaje base para los perros de montaña, ganado y de lucha europeos, americanos e incluso japoneses. Sumiso, afable y reservado, el Dogo del Tíbet o Do-Khyi disfruta como observador de la vida, pero no duda ni un instante en defender lo que considera su casa y su territorio.

Dogo del tibet, el origen de los mastines

Las patas sostienen un cuerpo con los huesos pesados con unas buenas costillas.

CARACTERÍSTICAS:

Perro de gran tamaño y extremadamente fuerte. Su aspecto general denota vigor y coraje, unidos en una majestuosidad y lentitud de la gran distinción. Su ladrido ronco hace pensar que el rugido del león.

Cabeza: Tiene una cabeza tan maciza como la del mastín, pero aún más ancha entre las orejas. El cráneo esta bien desarrollado, con un hueso occipital pronunciado. La frente está surcada por unas arrugas profundas, igual que el bloodhound, otras más acentuadas aún se extienden desde la mandíbula hasta los ojos y la nariz. La nariz es corta, siempre negra y la fisura es muy visible. El hocico es largo y cuadrado. Los ojos, de color castaño oscuro, son pequeños y están hundidos. El párpado, a menudo caído, deja ver la conjuntiva. Las orejas son pequeñas, colgantes, sin pliegues y ligeramente redondeadas en la punta.

Cuerpo: Con fuerte armazón y muy simétrico, bastante bajo. Cuello fuerte y rechoncho con papada. El pecho es profundo y ancho. El lomo recto y muy ancho. El vientre ligeramente respingado. Patas fuertes y rectas, bastante cortas, con buena osamenta, a veces con corvas de buey y espolones dobles. Pies bastante pequeños, firmes y redondos, sin demasiado pelo entre los dedos.

Cola: guarnecida de pelos largos.

Pelaje: Pelo largo y duro en torno al cuello y sobre las paletillas, un poco rizado en el muslo. No debe estar abatido como el del Retriever, sino más bien como el del Chow Chow. La capa interna es suave, espesa y abundante.

Colores: negro con marcas de fuego, rojo castaño con manto recto, a veces totalmente negro, pero nunca blanco. Se tolera algo de blanco en el pecho y en los dedos de los pies.

Dogo del tibet, el origen de los mastines

La cabeza es ancha y maciza con un rostro liso.

DATOS CLAVE:

País de origen: China, el Tíbet.

Orígenes: Antigüedad.

Primera función: Guardián de rebaños.

Función actual: compañía, guarda.

Esperanza de Vida: 11 años.

Otros nombres: Do-Khyi.

Peso: 64-82 kg.

Alzada: 61-71 cm   

Dogo del tibet, el origen de los mastines

Descienden del lejano Canis familiaris inostranszewi” es el pariente próximo del moloso sumerio. De todos los perros, el actual dogo del Tíbet es el que mejor ha conservado su apariencia original, pero no se le encuentra poco en Europa, donde se adapta con dificultad.

 

loading...






 

No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.