El apareamiento de perros

El comportamiento de los perros es muy explícito a la hora del apareamiento. El momento más fértil para una perra es su segundo día de celo, con el sangrado. Es cierto que en su segundo celo una perra ya tiene su sistema reproductor desarrollado y puede perfectamente quedarse preñada, pero muchos veterinarios recomiendan esperar un poco más.

El primer celo de las perras llega cuando tienen entre seis y diez meses de edad. Pero entonces son demasiado jóvenes y sus ovarios aún no han madurado.

Las hembras expulsan feromonas a la hora de orinar y los machos lo olerán y se percatarán fácilmente. El perro responde con una erección al olor de las feromonas y ya puede comenzar el apareamiento, pero esto no significa que el acto tenga éxito, normalmente la pareja deberá intentarlo más de una vez hasta lograrlo.

El apareamiento de perros

Otro dato curioso sobre el apareamiento de perros es que la copula puede llegar a durar más de una hora.

Cuando las perras están en celo, suelen aceptar al macho, sea cual sea el sitio en el que se encuentren. No obstante, es mejor llevar a la hembra al territorio del macho para que este se sienta dominante y quiera montarla.

Pero hay veces que la perra resulta más dominante que el perro y no se deja montar, en esos casos, no debe obligarse a realizar el cruce porque al forzar el acto, lo que pueda ocurrir es que  puede hacer que la perra se niegue a que la monte ningún perro en el futuro. Además puede haber reabsorción de los embriones y que no se produzca ninguna camada.

El momento del apareamiento de los perros concurren las siguientes circunstancias:

  • Los dos ejemplares comenzarán a olerse mutuamente.
  • Cuando ya se hayan presentado los dos moverán la cola con interés, siendo el macho el más interesado.
  • Hay que darles tiempo, de esta forma evitaremos peleas entre ellos. Tiempo para que se conozcan bien, se olfateen y jugueteen un poco.
  • Una vez hechas las presentaciones el macho intentará montar a la perra pero esta no se dejará. Tendrá que realizarlo muchas veces hasta que la perra se deje montar y comience el apareamiento de los perros.
  • Una vez montada, el perro iniciará una serie de movimientos hasta que se de una vuelta y quede en posición. Esto es lo que mucha gente conoce como “quedarse pegados”. En realidad no se pegan, lo que pasa es que el macho tiene un bulbo que en el momento del apareamiento aumenta de tamaño.

Es importante que durante la copula los perros estén en un lugar tranquilo y sin presiones, ya que una separación brusca podría fracturar el pene del perro.

loading...

Una vez realizada la copula y cuando los perros ya se han separado, comienza el ritual del aseo, ya que tanto la hembra como el macho, se lamen sus genitales para limpiarse.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.