Elegir al mejor cachorro de una camada

Cuando traigamos por primera vez a nuestro nuevo cachorro a casa, que suele ser más o menos cuando tenga ocho semanas de edad, ya debería estar acostumbrado a un entorno doméstico, sobre todo con los sonidos, y bien socializado con la gente. Si no es así, el desarrollo social y mental de nuestro futuro cachorro ya está en riesgo, y por desgracia, esto puede afectarle de por vida y requerirá correcciones en la socialización y en el adiestramiento durante mucho tiempo.

Cachorro

Camada de Labrador

Debemos estar totalmente seguros de que el cachorro haya estado en contacto con personas, en un ambiente doméstico y hayan dedicado suficiente tiempo a su educación. Si queremos que un perro pueda vivir en casa con nuestra familia, está claro, que tiene que haber sido criado en un hogar y necesita estar preparado para la vida doméstica cotidiana u cosas como escuchar el ruido de la aspiradora, de sartenes cayéndose en la cocina, gritos cuando vemos un partido de fútbol en la televisión, niños llorando, gritando o adultos discutiendo.

La exposición a este tipo de estímulos cuando los sentidos de la vista y del oído aún están desarrollándose, permite que el animal (con su visión borrosa y audición apagada) pueda irse acostumbrado poco a poco a imágenes y sonidos que de otra manera podrían asustarle cuando sea mayor.

No tiene mucho sentido elegir a un ejemplar que haya sido criado en el aislamiento social de un patio trasero, sótano, granero, garaje, o de la perrera, estos son lugares donde hay muy pocas oportunidades para la interacción con la gente y donde el animal se ha acostumbrado a la suciedad de su “casa” y a ladrar mucho. Los que han sido criados en el aislamiento físico y social, no están preparados para la vida familiar, y desde luego no están preparados para estar con los niños ni con adultos. Los cachorros criados en el campo, como si fuesen gallinas o vacas no son perros de calidad, mejor buscamos otro sitio! Es mejor buscar camadas nacidas y criadas en el ambiente de una familia. Si lo que queremos es un perro de compañía para nuestra familia, debería haber sido criado en un hogar, no en una jaula.

Cachorros

Cachorro de Chihuahua

[useful_banner_manager banners=4 count=1]

¿Cómo elegir a un buen cachorro?

Nuestro futuro amigo debe sentirse completamente a gusto en manos de extraños, es decir nosotros y nuestra familia. Él debe estar totalmente acostumbrado a los ruidos antes de las cuatro semanas.

Cuando le veamos por primera vez debe estar alegre, con entusiasmo, ir, venir, sentarse, tumbarse y dar vueltas… Si esto no es así, es porque el cachorro es lento en el aprendizaje o el criador no lo ha tratado adecuadamente, en cualquier caso, debemos buscar en otro lado.

Un aspecto esencial de la cría en esta etapa es el contacto con una gran variedad de personas, especialmente niños y extraños. Estos ejercicios son especialmente importantes durante las primeras semanas y sobre todo en aquellas razas que son especialmente difíciles con los extraños, estas son varias razas asiáticas, muchos perros de pastoreo, de trabajo y los terrier, es decir, la mayoría de las razas de perro!

La otra cualidad más importante de cualquier perro es que le guste interactuar con la gente y que disfrute en contacto con las personas, especialmente con los niños y extraños, la socialización temprana es la manera más sencilla de evitar serios problemas en el futuro.

Por favor, recuerda que la cualidad más importante en un cachorro durante esta etapa de su vida es la inhibición de morder y una boca relajada. Busca un cachorro que haya sido criado por verdaderos profesionales profesionales y no por cualquiera que haya decidido criar perros para ganar dinero fácil y rápido, esta gente apenas tiene conocimientos sobre perros.

Cachorro

Cachorro de Yorkshire Terrier

Si queremos un perro adulto cariñoso y respetuoso, tiene que haber sido tratado adecuadamente y con cariño desde que nace. Los cachorros recién nacidos son criaturas muy frágiles e indefensas, que apenas pueden caminar y tienen una serie de limitaciones sensoriales. Todavía tienen que ser socializados, ahora son extremadamente sensibles e impresionables, y este es el mejor momento para empezar a educarlos, aunque casi no puedan ver ni oír, si pueden oler y sentir.

Por supuesto, la mezcla cachorro-sociabilización debe ser tratada con mucho cuidado y dedicación, es de suma importancia. Debemos buscar uno que esté acostumbrado al ruido la exposición a una variedad de sonidos debe comenzar mucho antes de que abra los ojos y el oído completamente, especialmente con los perros sensibles al sonido. Es bastante normal que en estas edades reaccionen a los ruidos, lo que estamos tratando de evaluar es el grado de reacción de cada perro y el tiempo de reacción. Por ejemplo, se espera que un cachorro reaccione ante un ruido fuerte, repentino e inesperado, pero no queremos es que se asuste, lo que vamos a hacer es observar si reacciona ante los sonidos y medir el tiempo de reacción hasta que se acerque y coja la recompensa de comida (tiempo de reacción).

[useful_banner_manager banners=3 count=1]

Debemos tener en cuenta que el tiempo de reacción también depende de la raza: los tiempos de reacción en los Bulldogs son muy rápidos, algo menos en los perros de trabajo y en los terriers, y más lentos en los perros toy y en los perros pastores.

Independientemente de la raza de un perro, la reacción exagerada o excesiva, el pánico, o tiempos de reacción demasiado largos son signos de una socialización insuficiente. Si no las rehabilitamos con mucho cuidado y dedicación, cuando sean perros adultos, estas crías pueden llegar a ser extremadamente asustadizas y va a ser difícil convivir con ellas .

Debemos preguntarle al criador sobre el grado de exposición de la camada  a ruidos en interiores, es decir, si han sido criados en un hogar, más concretamente, preguntar al criador si los perros han sido expuestos a ruidos fuertes e inesperados, como adultos gritando, niños llorando, el sonido de la televisión, del radio, música…. Podemos evaluarlo fácilmente observando la respuesta de los cachorros a ciertos ruidos: gente hablando, niños, un silbato, un silbido, o un aplauso.

Cachorros

Cachorros de Bulldog Francés

El cachorro debe haber iniciado el entrenamiento en el hogar :

Pídale al criador referencias sobre el entrenamiento que el perro ha llevado en su casa. Debemos tratar de observar a la camada durante al menos dos horas y prestar atención a como comen y como hacen sus necesidades. Si la camada no tiene disponible un sitio concreto para hacer sus necesidades y toda la zona  se ha cubierto con hojas de periódico, los cachorros habrán desarrollado una fuerte preferencia por ir a hacerlo en el papel y necesitarán un entrenamiento especializado en su nuevo hogar. Por otra parte, si no hay un sitio concreto y toda la toda zona se ha cubierto de paja o papel picado, los cachorros habrán aprendido que pueden hacer sus necesidades en cualquier lugar y eso es precisamente lo que harán cuando lleguen a nuestra casa.En cuanto más tiempo haya estado el cachorro en estas condiciones, más difícil le será a aclimatación al hogar.

Busca un cachorro que haya sido iniciado el adiestramiento de obediencia.

Debemos preguntar al criador sobre el programa de adiestramiento de la obediencia que ha seguido y pedirle una demostración para que el perro demuestre algunas habilidades básicas de esta etapa, como por ejemplo venir, sentarse, acostarse y darse la vuelta. Una opción es evaluar la respuesta de cada cachorro a intentando enseñarle algo con recompensas.

Debemos elegir una raza que guste a toda la familia. Al elegir la raza, es muy importante que todos los miembros de la familia estén de acuerdo con la decisión. Debemos seleccionar una que nos guste a todos, pero también debemos analizar qué tipo de raza estará mejor con nuestra familia, eso dependerá de nuestro tipo de vida, de dónde vivamos, si en un piso o en una casa, en la ciudad o en el campo…

Durante años se afirmó dogmáticamente que las crías que se acercaban rápidamente, saltaban hacia nosotros, y nos mordían las manos eran totalmente inadecuados , ya que eran agresivos y difíciles de entrenar. Pero es al contrario, estos perros están bien socializados, son cachorros normales, tienen ocho semanas de edad y lo que están haciendo es simplemente diciéndonos «hola» a su estilo, aunque sin la educación de un perro adulto, pero con un poco de entrenamiento muy básico podremos revertir esa vehemencia. También debemos tener en cuenta que morder es normal y absolutamente necesario cuando son tan jóvenes. de hecho, es en esta etapa cuando más muerden los perros, cuando son adultos sus mandíbulas están ya bastante más relajadas y no suelen morder.

Yo me preocuparía más por los ejemplares que son lentos al acercarse o se quedan quietos cuando vamos inspeccionar a la camada. Es muy, pero que muy raro, que un perro de seis a ocho semanas de edad, bien socializado,sea tímido cuando se acerque la gente, si el cachorro actúa de manera tímida o asustadiza, no hay  duda de que no ha sido lo suficientemente socializada o el criador lo ha hecho mal. Mejor buscaremos en otro sitio.

Sin embargo, si preferimos un perrito un cachorro tímido porque es lo que queremos, sólo lo elegiremos si cada uno de los miembro de la familia es capaz de acercarse al perro y convencerle para que tome un trozo de comida o una recompensa. Un cachorro tímido representa un compromiso considerable de tiempo, para rehabilitar a este cachorro, tendremos que posponer el trabajo de entrenamiento unas cuatro semanas hasta que se haya socializado y tenga confianza en toda la familia.

No debemos hacer caso a los criadores que intentan convencernos de cosas como cortar las orejas o el rabo al perro, lo mismo con la esterilización, recuerda que el cachorro va a ser nuestro y va a vivir con nosotros, las decisiones con respecto a su aspecto y a su reproducción son totalmente nuestras.

Podemos disfrutar igualmente de todas las actividades con un perro castrado, incluyendo las competiciones, el agility, obediencia y todo tipo de juegos que se nos ocurran y por supuesto largos paseos en el campo.

Lo que sí que es cierto, es que todos los días, miles de cachorros son abandonad os, esto se evitaría en gran medida con la esterilización.

Hijos únicos:

La mayoría de las camadas tienen la oportunidad para jugar con sus compañeros y hermanos durante las primeras ocho semanas. Los hijos únicos no han tenido las suficientes oportunidades de luchar y jugar a morderse, por tanto, enseñarle a inhibirse de morder es una prioridad. Lo mejor es inscribirse a un curso de adiestramiento cuando el cachorro cumpla los tres.

Espero que te hayan servido estos consejos y que cuando vayas a buscar a tu nuevo amigo, tomes en cuanta algunas de estas consideraciones.

Para acabar, aquí os dejamos un video divertido de estos jovencitos

NO OLVIDES VISITAR NUESTRA TIENDA:

loading...

[useful_banner_manager banners=5 count=1]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.