Los perros de muestra

El grupo de los perros de muestra se formó a partir de los perros de rastro. Ya el historiador griego Jenofonte (siglos V-IV a.C.) menciona perros de rastro que al llegar cerca de la caza no la perseguían, sino que, olfateando con la cabeza levantada y temblando excitados, quedaban completamente inmóviles. Al principio esto se consideraba una conducta muy poco deseable en un perro cazador, pero más tarde se comprobó que esta cualidad podía explotarse y tales perros se enseñaron para que ayudaran a los cazadores a coger con red perdices y codornices y cazar con halcón.

Estos perros aprendían fácilmente a agacharse o echarse cuando habían olido al ave, y entonces se echaba la red sobre ambos; o bien a hacer con cuidado que emprendiera el vuelo el ave, la cual entonces era muerta por el halcón.

Aunque los perros de muestra actualmente también se usan para la caza de animales de pelo (liebre y conejo), se siguen utilizando principalmente para la caza de aves. Después del invento y desarrollo de las armas de fuego estos perros se convirtieron en perros de muestra.

Los perros de muestra

Braco de Weimar

Primero el perro busca y encuentra la caza por el olor, luego señala su ubicación al cazador permaneciendo de pie en lugar bien visible y mirando hacia la presa. Siguiendo órdenes, levanta la caza y luego la recobra cuando ha sido alcanzada por los disparos del cazador.

Para producir un perro de muestra de este tipo, tuvo que reprimirse el instinto cazador del perro de rastro y desarrollarse la obediencia. Esto tiene que haberse conseguido cruzando tales perros de rastro que mostraran una capacidad para encontrar, con la cabeza alta, la caza mediante el olfato con perros pastores, que son obedientes por naturaleza.

loading...

Los perros de rastro cazan de acuerdo con sus cualidades innatas y precisan poco o ningún adiestramiento; pero en el caso de los perros de muestra, por buenas que sean sus cualidades naturales, el adiestramiento para su trabajo es una necesidad. Todo perro es cazador por naturaleza, y por lo tanto un perro de muestra necesita dirección desde temprana edad. Por instinto se complacería en perseguir a la caza, pero no se le debe dar la oportunidad de hacerlo. Si llega a coger esta costumbre, será difícil que la pierda y será inservible para trabajar como perro de muestra.

En este grupo los spaniels británicos, los épagneuls franceses y los wachtelhunds alemanes se hallan entre los perros de rastro ,al igual que el setter y el pointer. Trabajan a poca distancia, es decir, al alcance de la escopeta. Al encontrar la caza el perro debe echarse al suelo o permanecer de pie hasta que la presa ha sido alcanzada por los disparos y luego recobrarla. En terreno cubierto o muy accidentado, se espera que a veces estos perros ladren para que su dueño sepa dónde se hallan.

Los perros de muestra

Setter Irlandés

El perro de muestra continental es un perro polifacético; el propietario espera su ayuda en todas las formas de caza con arma de fuego. Sin embargo, los cazadores británicos han convertido a sus perros de muestra en especialistas, puesto que consideran que el rendimiento es menor si se hace que un perro realice diversos trabajos. Sus pointers y setters recorren el suelo en zigzag a gran velocidad y se detienen cuando han encontrado caza oliéndola. Los retrievers como el labrador están sentados tranquilamente junto a la escopeta, descubren la caza cuando ha sido alcanzada y la recobran siguiendo órdenes. Cuando la presa está sólo herida la rastrean y la llevan a su dueño.

Cuando las pruebas de campo se hicieron más populares, los perros forzosamente se hicieron más rápidos. Es en parte por esta razón por lo que en muchas razas hay una gran diferencia de tipo entre el perro de exposición y el de trabajo. El primero corresponde al estándar tal como se estableció al empezar a criar perros pura sangre y que describe al ideal perro de trabajo. No obstante, en muchas razas los perros que se utilizan actualmente para el trabajo se apartan del estándar en aspecto exterior, porque el cazador, prestando poca atención a la presencia del perro, ha seleccionado teniendo en cuenta sus cualidades de trabajo y ha escogido perros más pequeños y ligeros, los cuales son más rápidos. El criador de perros de exposición se atiene al estándar y generalmente tiene poco interés en las cualidades de trabajo.

El mejor criador para una raza de trabajo es aquél que se esfuerza por conseguir un perro que sirva para ambos fines. No elige el camino fácil, pero le dará gran satisfacción el haber conseguido finalmente obtener una estirpe de buenos trabajadores y de buen aspecto. En muchas sociedades para la cría se presta mucha atención a la conservación de las cualidades de trabajo. Algunas razas de perros de muestra continentales solamente son poseídas por cazadores. Los criadores se preocupan de que sus perros sólo vayan a parar donde se les aprovechen las cualidades. Con razón temen que las cualidades de trabajo especiales, logradas con tanto cuidado y esmero, se pierdan si gente ignorante empieza a criar.

Un perro de muestra es un compañero amigable, activo, fiel y, cuando está bien adiestrado, obediente. Es muy apreciado por numerosas personas a causa de sus muchas y atractivas cualidades. En España, uno de los mejores perros de muestra es el perro de agua español.

Leave a Reply