Perros de caza

Todo el mundo sabe que existen dos variedades de perros de caza: los que persiguen la caza (perros de caza a mano o a la carrera) y los que la detienen (perros de muestra). Son dos tendencias naturales de los antepasados del perro: algunos, como los lobos, formaban jaurías que elegían una presa y la perseguían hasta atraparla y matarla. Otros, como ciertos perros primitivos de Africa, de Abisinia exactamente, se aproximaban a la presa deseada, arrastrándose para saltar sobre ella en el último momento. La selección, tal como los hombres la practican en sus compañeros caninos desde hace miles de años, ha sublimado estas tendencias y las ha transformado en características básicas de las razas caninas empleadas por el hombre para la caza en casi todos los países del mundo.

PARA CAZAR A MANO O A LA CARRERA

Es posible elegir entre los perros de caza de gran montería y los perros de caza de pequeña montería, según se practique la verdadera caza a caballo, en la que los perros se utilizan en jaurías de veinte, treinta e incluso más, o la caza más modesta, en que no se emplean más que dos o tres perros, principalmente para levantar y recoger la caza, que suele ser abatida por el cazador.

Perros de caza

Sabueso de San Huberto

En la caza a caballo los perros se utilizan en jaurías. Su papel es seguir el rastro de la caza “dando la voz” a fin de forzarla hasta el agotamiento para que el cazador la remate. Estos perros de jauría obedecen exactamente a los mismos principios que los cánidos salvajes, antiguos lobos de Eurasia y América, dohles de Asia, o licaones de Africa. En efecto, estos cánidos sólo atacaban a los grandes machos viejos de la especie que constituía su alimento. Rehusaban “cambiar”, es decir, perseguían de principio a fin al mismo animal, sin preocuparse de otras presas que pudieran atravesarse en su camino o confundir la pista que rastreaban. Si bien destruían animales maduros, machos, daban a los supervivientes la ocasión de remplazarlos y dar sangre nueva a la manada, contribuyendo así al fortalecimiento y mejora de la especie, pues, naturalmente, eliminaban antes a los machos más viejos y favorecían el apareamiento de los más jóvenes.

Perros de caza

Gascón Saintongeois

Estos perros de gran montería son esencialmente grandes perros de caza franceses. Desgraciadamente la mayoría de estos perros de jauría, amaestrados especialmente para la caza a caballo, extremadamente delicados y muy caros, han desaparecido en la actualidad. Buscar autenticas razas como el Sabueso de San Huberto,  el Gran Leonado de Bretaña, el Céris, o Montemboeuf, es muy complicado en nuestros días.

Los principales grandes cazadores franceses utilizados en nuestros días son el gascón saintongeois o virelade (excelente para la caza a caballo del corzo), el levesque (menos rápido que el virelade, pero más resistente), el francés blanco y negro (galopador infatigable), el billy (de olfato muy fino) y el poitevino (perro muy «activo»). Los grandes cazadores anglofranceses «adaptados» al ciervo y al gamo son el gran anglo-francés tricolor o anglo-poitevino (nacido del poitevino y del foxhound), el anglogascón saintongeois y el anglogascón. Son, en general, excelentes rastreadores, poderosos y resistentes. Los perros corredores ingleses de montería son: el bloodhound (uno de los más antiguos del mundo), el foxhound “adaptado” al zorro, y el beagle harrier, más rápido que el beagle y bastante bueno para la caza del corzo.

Perros de caza

Foxhound

Los perros de pequeña montería, compañeros del cazador más modesto, se utilizan solos o en grupos de dos o tres. Tienen por misión levantar la caza y obligarla a correr de modo que pase al alcance de la escopeta de su amo. A pesar de que han sido adaptados especialmente para cazar liebres, estos perros de tamaño mediano suelen ser utilizados con mucha frecuencia en las monterías de caza mayor.

 

Hay muchas posibilidades de elección entre estos pequeños perros ardientes, que no temen ni el agua ni la espesura, ni la fatiga, y que están tranquilos en casa y siempre de buen humor con su amo. Entre los más importantes se pueden citar: el basset artesiano-normando (excelente para toda clase de caza), el basset grifón de La Vendée (adaptado al corzo), el perro de Artois (uno de los mejores para la caza de la liebre), el grifón nivernés (perro de fondo, adaptado para el jabalí), el pequeño azul de Gascuña (con poderosa «garganta»), el basset leonado de Bretaña (notable en el matorral), el grifón leonado de Bretaña (adaptado al zorro y al jabalí). Entre los ingleses, los que más se utilizan son el beagle (adaptado sólo a la liebre), el harrier moderno (adaptado a la liebre, puede también cazar al zorro y al corzo), el harrier del Somerset (muy rápido sobre el rastro de la caza) y el foxhound (utilizado en pequeña montería para la caza a mano de la liebre).

Perros de caza

Grand Griffon Vendeen

Existe una tercera forma de cazar con perro. Es lo que a veces se llama «rush», especialidad de algunos perros, los más rápidos de todos: cazan «a vista» persiguiendo a la caza y alcanzándola para estrangularla en unos cientos de metros. Es la especialidad de todas las razas de galgos y lebreles y también la de un gran gato salvaje, el guepardo de Africa o de Asia, el más rápido de todos los cuadrúpedos con sus salidas a 114 km h. No obstante, el cazador deberá consultar la legislación existente en su país sobre esta forma de cazar, pues en muchos países europeos la reglamentación es extremadamente severa, cuando no está prohibida totalmente.

Perros de caza

Galgo Español

CAZAR “DELANTE DE UNO”

Cuando se quiera cazar de esta forma, existirá siempre la posibilidad de efectuar una elección entre la gran variedad de perros de muestra procedentes sobre todo de Francia e Inglaterra, tanto de pelaje largo como de pelo corto.

La forma en que se efectúa la caza con perros de muestra no se parece nada a la caza a la carrera que hemos descrito anteriormente. Cuando el perro de muestra ha encontrado el rastro de un animal, del animal para cuya caza está amaestrado, se desinteresa de todo lo demás y, bien por el rastro oloroso dejado sobre el suelo, bien por emanaciones traídas por la brisa, irá lentamente hacia el animal ojeado. Guiado por un olfato maravilloso, que se estima 50 000 veces más sutil que el nuestro, nuestro perro de muestra va a encontrar la liebre a la gazapera o al faisán pegado al suelo. Va a “bloquearlos”, es decir, a inhibirlos hasta el punto de que sean incapaces de huir o volar, lo que permitirá al cazador situarse a distancia adecuada y ordenar al perro que «levante » la caza, con lo que ya no le queda más que disparar con su escopeta y procurar que su habilidad complete el instinto cazador del perro de muestra.

Perros de caza

Pastor de picardia o picardo

Bien adiestrado, el perro de muestra debe saber buscar tanto la caza de pluma como la de pelo, con cualquier persona y sobre cualquier terreno. Sin embargo, casi siempre tiene preferencias y puede mostrarse muy mediocre en llanura y excelente en el matorral. A usted le toca elegir.

Si es usted un principiante, sea modesto y no elija de entrada por compañero al más magnífico de los perros de caza. El pointer, con el que sueña, el setter y algunos otros perros sólo saben ser auxiliares de todo un Nemrod.

En Francia existen dos familias de perros de muestra: los bracos o perros de muestra de pelo corto y los spaniels o perros de muestra de pelo largo.

Para el cazador medio, los bracos (Auvemia, Saint-Germain, Ariége, Borbonesado presentan la ventaja de ser de adiestramiento sencillo. Poseen, además, en la mayoría de los casos, la facultad de cazar cualquier animal en cualquier terreno. Son más lentos y más tranquilos que los perros ingleses, excesivamente rápidos y activos, y rastrean muy suavemente. Si bien no remplazan a los ingleses para la caza en gran llanura, son notables en los terrenos accidentados, regiones boscosas o pantanosas.

Perros de compañía afectuosos y tiernos, a veces incluso en demasía, los spaniels (bretón francés, picardo, de Pont-Audemer) cazan en tierra y en marisma. Una de las más hermosas conquistas de la crianza francesa, el spaniel bretón, excelente sobre la liebre y perdiz, en bosque y espesuras, es maestro en el arte de cazar la chocha y une a sus cualidades de buen perro de muestra las de un buen cobrador. Apto para toda clase de caza, el picardo se recomienda especialmente para la caza en marisma. Si va a cazar en aguas profundas, elija el pontaudemer, o un perro de agua español, de pelo casi impermeable.

Perros de caza

grifón korthals

Maravilloso compañero del cazador experimentado, el grifón korthals, excelente en bosque y marisma, puede también ser un buen guardián y un compañero de juegos para los niños. El pudel-pointer, chica para todo del cazador alemán, se ha creado especialmente para cazar en todos los terrenos. Si lo que busca es un perro que pueda adaptarse fácilmente a la vida en la ciudad y que además de su oficio de cazador sea un buen guardián y un buen compañero para sus hijos, compre un cocker. Apacible y digno, menos exuberante que el cocker, el clumber es un cazador tranquilo e infatigable.

El setter irlandés es un perro de prestigio para cazadores elegantes y experimentados y el más fogoso de los setters.

Perros de caza

Setter Irlandés

Los cobradores (Labrador, golden, flat-coated y Chesapeake), maravillosos guardianes para los niños y la casa y muy unidos a sus amos, se adiestran únicamente para cobrar. Pero si lo único que usted necesita es tener un solo perro de caza, compre más bien un braco o un spaniel y enséñele a cobrar.

LOS TERRIERS Y LA CAZA EN MADRIGUERA:

La mayoría de los terriers, por culpa de la moda se han convertido en perros de compañía y han perdido las cualidades de raposeros que tuvieron antaño. Si de todos modos desea comprar un terrier que sea aún un buen cazador, elija un Fox Terrier de pelo duro antes que un Bedlington Terrier o un Cairn Terrier . Extremadamente valiente y dinámico, es temible enemigo de los roedores pequeños y medianos. Alegre, juguetón e inteligente, es además un compañero muy divertido.

Perros de caza

Fox Terrier de pelo duro

El jagd terrier ha conservado también intactas sus cualidades de trabajo y si es adecuado para la ciudad o el coche, sigue siendo un pequeño terrier infatigable, poderoso y mordedor.

NO OLVIDES VISITAR NUESTRA TIENDA: 

[useful_banner_manager banners=5 count=1]

loading...

[useful_banner_manager banners=3 count=1]

No Responses

  1. Pingback: PERROS DE MUESTRA | MI MEJOR AMIGO mayo 17, 2016

Leave a Reply