Perros de rastreo y galgos

La característica común de las razas de perros de este grupo es que persiguen a la caza y si es necesario, impiden su huida para que el cazador pueda matarla, si bien, los perros de caza trabajan de distinta manera según su tipo.

PERROS DE RASTREO:

La mayoría de razas mencionadas en este grupo pertenecen a la categoría de perros de rastreo. Cazan con la nariz en el suelo para seguir el rastro ladrando continuamente hasta que la caza se ha puesto a tiro o ha sido muerta por la jauría. Los ladridos son necesarios para hacer saber al cazador dónde está la presa y hacia dónde debe disparar. Mantener la presa en un lugar determinado era muy importante antes de que existieran las armas de fuego ya que el cazador debía estar a poca distancia de la caza.

La caza con jauría de perros de rastro fue un pasatiempo muy popular entre reyes y nobles. Los grandes perros de rastro franceses que se tenían en grandes jaurías en las fincas, se criaban con el mayor cuidado con el  fin de obtener los perros mas adecuados para el terreno y la caza. Como se precisaban jaurías de aspecto exterior homogéneo tuvo lugar una selección del tipo, color, tamaño e incluso sonido, pues se exigía que las voces de la jauría armonizaran. Así, aparecieron razas de perros franceses que en general llevaban el nombre de su localidad de origen y, aunque hoy están extinguidas, casi todos los perros de rastreo de la actualidad llevan su sangre. Los grandes perros de rastreo eran utilizados por cazadores a caballo; los tipos mas pequeños y los bassets desarrollados más tarde por mutaciones, se destinaban a la caza del tejón, la liebre y el conejo a pie. Las variedades mas pequeñas hacen salir a la caza de su madriguera o la acorralan.

Perros de rastreo y galgos

Bloodhound

El famoso antepasado de los perros de jauría es el perro de San Huberto, el tipo con el cual cazaba San Huberto en el siglo VII. Originalmente se presentaba en dos variedades: la negra y canela y la blanca (extinguida) llamada Talbot. El perro de San Huberto fue criado durante siglos en el monasterio de Andain, en las Ardenas Belgas, y hasta los monjes entregaban anualmente seis perros al rey, quien los utilizaba como rastreadores. En el siglo XIX ya no se encontraban perros San Huberto pura sangre ni en Bélgica ni en Francia.

La raza llegó a Inglaterra en tiempos de la conquista normanda, y los ingleses la han conservado pura. Después de muchos altibajos aun existe con el nombre de bloodhound (“pura sangre”). Con el tiempo el aspecto exterior ha variado algo; el San Huberto originario era de aspecto mas común y más pequeño que el actual bloodhound de cabeza larga y estrecha con grandes pliegues en la piel. Hoy día, el interés por esta raza va en aumento, a menudo con resultados desastrosos. Muchas personas deciden tener un bloodhound debido a su impresionante aspecto, sin darse cuenta de los problemas y de las necesidades que tiene este precioso pero enorme perro, difícil de adiestrar.

loading...

GALGOS Y LEBRELES:

Otra categoría de perros de caza, los galgos o lebreles, cazan de forma distinta. No utilizan la nariz sino los ojos, y sólo entran en acción cuando ven la caza. En países como Persia y Afganistán, el cazador lleva al perro sobre su caballo y lo suelta cuando la caza se halla a la vista. Con una breve persecución el perro alcanza a la presa y la derriba.

En Rusia, los nobles tenían numerosos perros de rastro y galgos que utilizaban juntos para cazar lobos; los perros de rastro rastreaban la caza y la llevaban a campo abierto, los galgos la perseguían hasta que perdía velocidad y los barzois (estranguladores) más fuertes y robustos la mataban.

Perros de rastreo y galgos

Borzoi o Lebrel Ruso

Las razas de galgos con orejas aguzadas muy emparentadas y parecidas entre sí, son mezcla de perros de rastro y galgos. Tienen la nariz muy fina, su semblanza con los perros de rastro pintados en los monumentos egipcios indica su pureza a través del tiempo. Puede decirse que los perros de rastro consiguen la presa por su constancia y los galgos mediante la rapidez. Algunos perros de rastro son enseñados para seguir el rastro de sangre de la caza herida, estos son perros más pesados y lentos, de gran olfato. En algunos países se emplean bloodhounds para trabajo policíaco.

OTROS PERROS:

También se incluyen en este grupo perros de utilidad variada como algunos spitz, perros polares y dos razas de mastines. El spitz finlandés es uno de los pocos perros que se utilizan para la caza de aves. Sigue la caza hasta que se posa en un árbol y entonces avisa con sus ladridos. Los mastines se emplean en caza mayor.

Perros de rastreo y galgos

Galgo Español

Las razas mencionadas tienen carácter apacible, son afectuosas con los conocidos y reservadas con los extraños, especialmente los galgos. Los perros de rastro son obstinados debido a la independencia de su trabajo. Raras veces son obedientes.

Para evitar confusiones se advierte que, bracke o brack indica perro de rastro sólo en alemán y holandés, el francés braque, el italiano braceo y el español braco, significa perro de muestra.

Leave a Reply