¿Por qué los perros pastores son tan buenos en su trabajo?

Las asombrosas habilidades que demuestran los pastores y sus perros en las pruebas de pastoreo, normalmente nos impresionan y nos hacen pensar que existe una misteriosa y casi telepática relación entre el hombre y el perro.

Pero esas habilidades, en realidad tienen una explicación sencilla en términos de conducta de caza canina. El perro pastor de trabajo, simplemente, está recurriendo a los instintos heredados de su antepasado el lobo, modificando estos instintos de caza para hacer frente a las necesidades del pastor.

Esto se puede ver mucho más claramente si observamos el comportamiento de los lobos cuando están cazando y acechando a su presa. En ese mismo momento se comprende, en un abrir y cerrar de ojos lo que el perro pastor hace cuando conduce a un rebaño de corderos. En su comportamiento, trata de actuar como una manada de lobos compuesta por un solo perro. Las probabilidades están en contra de él, en lugar de una sola presa y todo un grupo de colaboradores, existe un único depredador y muchas presas. El pobre perro ovejero debe realizar el trabajo de 10 lobos, y no es de extrañar que estos fantásticos perros mueran más jóvenes que otras razas, por la agotados que llegan a estar debido a su solvente trabajo.

La razón por la que los perros pastor se esfuerzan hasta el límite, es que ten cuanto se echan en el suelo, mirando las ovejas sin perderlas ni un momento de vista, se dan cuenta de que no tienen ningún compañero para que les ayude, así que ellos solos tienen que rodear al ganado. Por lo tanto corretea de un lado a otro, cuando salta, lo que está haciendo es tratar de formar en todo momento el círculo que forman los lobos. Los instintos lobunos que hay dentro de ellos no les permiten otra cosa.

La estrategia de caza que llevan a cabo los lobos se basa en cuatro “instrucciones” innatas:

  1. La primera dice: cuando hayas localizado a una presa, aproxímate a ella a la misma distancia que tus compañeros de la manada.
  2. La segunda afirma: manténte equidistante respecto del lobo que se encuentra a tu izquierda y del que se encuentra a tu derecha. Unidas esas dos reglas producen de manera automática un círculo de lobos alrededor de la presa. El rodeo, que parece algo tan elegante y complejo, en realidad es una maniobra muy simple, el perro pastor, mientras se precipita de una posición a otra entorno un rebaño de ovejas, marca su propia “distancia clave” respecto a él mismo, y luego procede a ocupar diferentes lugares de sus compañeros de la manada ausentes, uno después de otro.
  3. Un tercer rasgo de la caza de una manada de lobos es la emboscada, un lobo en particular puede realizarla por sí mismo, separándose de la manada que efectúa el rodeo y mantenerse oculto para la presa: tumbado, e inmóvil en el suelo, espera mientras el resto del grupo hace avanzar a la víctima acorralada hasta el lobo que está tumbado al acecho. Este refinamiento de la emboscada constituye también una parte de la estrategia del perro pastor, por eso algunas veces correrá y se echará, como escondiéndose, muy pegado al suelo, mirando con atención a las ovejas. En este momento hace de emboscado, pero en cuanto el rebaño comienza a moverse, pasa a convertirse en toda la manada que realiza el rodeo.
  4. Un aspecto final importantísimo de la caza de los lobos es el papel desempeñado por un por el miembro dominante de la manada. Este lobo superior es el que inicia los diversos movimientos y decide seleccionar una presa u otra. Los otros lobos prestan atención a la conducta de este lobo superior y siguen a su jefe. Esto evita los desacuerdos que destruirían por completo la eficacia de la cacería. El el caso perro ovejero, el pastor es el “lobo superior”, y por tanto sus órdenes son rápidamente aceptadas en el memento en el que el pastor cree conveniente.

¿Por qué los perros pastores son tan buenos en su trabajo?

Existen 10 órdenes específicas que el pastor le da su a su perro:

  1. Alto (Deja cualquier cosa que estés haciendo en este momento)
  2. Al suelo (Adopta la posición de emboscada y permanece inmóvil frente a la manada sin quitarle los ojos de encima)
  3. A la izquierda (Avanza la izquierda del rebaño. Repite la señal continuar rodeándolo en esa dirección)
  4. A la derecha (lo mismo pero de sentido opuesto)
  5. Ven aquí: corre hasta el pastor estés donde estés.
  6. Adelante (acércate más al rebaño sin tener en cuenta donde te encuentras)
  7. Vuelve (apártate del rebaño)
  8. Cuidado (ve más despacio de lo que estás haciendo)
  9. Rápido (más prisa en la acción que realices)
  10. Vale (deja de ocuparte de las ovejas y regresa a lado del pastor)
loading...

Con estas 10 órdenes, explotando los instintos de caza del perro, el pastor puede hacer que su perro realice todos los sutiles y al aparentemente complejos movimientos que quiere de él. Transmite las consignas por medio de una mezcla de silbidos, gritos guturales y señales visuales con el brazo.

Resulta interesante que la maniobra más difícil que debe enseñar una pastor a sus perros es que re retiren y dejen al rebaño avanzar, ya que esto va en contra de la conducta de caza del lobo, ya que el lobo dominante, en este caso el pastor, nunca desearía que sus subordinados alejarán a la presa de él. Pero esto es posible con los perros pastor, porque brindan una obediencia total a sus amos humanos.

De vez en cuando, el perro pastor ineficiente, se precipitará hacia el rebaño y comenzará a morder las patas de las ovejas, como si comenzara un ataque de la manada, pero esto es algo raro. La cría selectiva ha desarrollado un tipo de perro pastor en el que las acciones del perro excluyen el ataque y la muerte. En esto, los más famosos y eficientes son los Border Collie, ya que sus habilidades para el pastoreo son espectaculares.

 

Leave a Reply